Viernes, 24 de Octubre de 2014
 
Inicio Contáctenos  
  Corporativo
Even if not acceptable payday loans to borrowing opt   
  Registro empresarial
  Afíliese
  Servicios empresariales
  Portafolio internacional
  International portfolio
  Comunidad Cluster
  Conciliación y arbitraje
  Información de proyectos
  Eventos y salones
  Emisora, T.V. y cultura
  Publicaciones y normas
  Nuestra región
  Servicio al cliente
  Cámara en línea
  Mapa del sitio
 
 
 
 
       
 
  Historia
Corporativo  
 
 
       
 
     
Más de un siglo haciendo historia 
 

La Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia surgió a principios del siglo pasado y desde entonces, su historia es también la historia del comercio y la industria en el Departamento.

Esta entidad centenaria fue creada por solicitud de los principales hombres de negocios de Antioquia con la firma del entonces Presidente de la República, Rafael Reyes, de un decreto ejecutivo especial del 28 de noviembre de 1904.

El 23 de enero de 1905 se congregaron en el salón de la Asamblea Departamental para elegir una Junta Directiva compuesta por siete miembros principales con sus respectivos suplentes. Esta reunión fue presidida por el entonces gobernador del Departamento Benito Uribe Gómez.

La Junta Directiva sesionó por primera vez el 25 de enero de 1905, bajo la dirección de don Miguel Vásquez, y en ella se nombró como Secretario al señor Januario Henao. En un comienzo, el principal fin de la Cámara fue procurar la prosperidad del comercio y el desarrollo de las industrias, atender como Junta Consultiva del Gobierno todas aquellas mejoras y reformas relacionadas con el comercio, la industria y la hacienda pública, y servir de tribunal de comercio para decidir como árbitro y amigable componedor en los asuntos que se sometían a su fallo.

Desde los primeros años, la Entidad se interesó en analizar los problemas de la economía nacional y local. Empezó, entonces, a formar comisiones lideradas por eminentes profesionales y comerciantes, y a emitir conceptos de gran solidez para el desarrollo de la región y del país.

Se ocupó con especial interés de los asuntos relacionados con la construcción del Ferrocarril de Antioquia, el transporte de los productos comerciales por el río Magdalena, la demora en el servicio del correo, las tarifas de aduanas, la incidencia de la guerra de Europa en la economía regional, la acuñación de monedas, la exportación del oro y la distribución de los proyectos de ley que se presentaban al Congreso y que afectaban la actividad comercial e industrial de la región.

Durante la Primera Guerra Mundial (1914–1918), la mayor parte de la atención se centró en la caída del cambio en los mercados nacionales, ocasionada, según autoridades económicas, por la salida del oro a través de la aduana de Barranquilla. En este tema, y a nivel nacional, una comisión de la Cámara de Comercio de Medellín tuvo un lugar protagónico, para colaborar con este asunto de gran interés para el país.

En los años 20, los pronunciamientos de la Cámara se orientaron con preferencia hacia el tema del transporte y los problemas con el ferrocarril, el correo, el telégrafo y la aduana. Su presidente, Lázaro Tobón, destacó como la Cámara era el órgano oficial de las distintas ramas del comercio ante el Gobierno nacional. Por esa época, los fondos disponibles de este organismo eran de 882 pesos propios y 30 pesos aportados por el Departamento. El comercio contribuyó además con una generosa cuota.

Muestra de su capacidad de interlocución con el Gobierno, fue el pronunciamiento que en 1923 hizo la Entidad sobre el proyecto de la ley orgánica del Banco de la República. Además, el Ministro de Industria le consultó sobre el uso de facultades extraordinarias para eximir de los derechos de importación y por un tiempo prudencial, a ciertos artículos considerados de primera necesidad. A este planteamiento se respondió solicitando la mejora del transporte, a fin de evitar alzas en los precios de las mercancías y la pérdida de los derechos de aduana.

También en esta década, se reproducen las reglamentaciones nacionales relacionadas con la ley orgánica del impuesto del papel sellado y timbre nacional, la ley de impuestos negociables, la enseñanza comercial y la ley sobre fuerza restrictiva del presupuesto nacional.

 
Aliados del progreso
 
Con la eficacia como meta, en 1931 el Estado delegó a las cámaras de comercio del país, el manejo del Sistema de Registro Mercantil y posteriormente, la administración del Registro de Entidades Sin Ánimo de Lucro, y el de Proponentes.

En la administración de estos registros, así como en su tarea legitimadora de la actividad comercial, la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia se ha destacado por su transparencia, lo cual le ha permitido cumplir su función sin tener una sola demanda en su contra.

Además de asumir el compromiso con los nuevos registros, en los años 30 la Cámara se involucró en las discusiones sobre la conveniencia del alza del algodón en las aduanas y en el problema de los arrendamientos, que alcanzaban tres veces el valor real. Analizó también el tema de la industrialización en el país, y solicitó que se estudiaran los impuestos municipales, las tarifas telefónicas y las ventas ambulantes. Como resultado de estos análisis se publicó un informe sobre la situación económica del movimiento de la propiedad raíz, así como el proyecto de ley sobre el Código de Comercio.

A fin de solucionar esos problemas particulares que exigían corrección conjunta, se creó la Federación de Comercio, presidida por Pedro Restrepo Olarte.
En esta misma época, la Cámara llamó la atención sobre los asuntos de comercio internacional y la exportación de divisas extranjeras, al tiempo que señaló la necesidad de descentralizar la moneda y suprimir la Junta de Control de Cambios y Exportaciones, a fin de mejorar la economía, la distribución equitativa de los recursos naturales y la mejor organización del recaudo de las rentas nacionales.

En 1936 el Ministerio de Agricultura destacó a la Cámara de Comercio de Medellín como una “entidad seria”, y anotaba que “su fondo pecuniario rico no bajaba de $800 en efectivo, en contraste con las demás cámaras del país que estaban bajo un régimen misérrimo”. Señaló también que a la fecha sólo debían operar cuatro centros de importancia, con un presupuesto competente y funciones a la altura de su categoría. En ese orden de ideas, “sólo serían necesarias las Cámaras de Medellín, Bogotá, Barranquilla y otras dos en secciones de importancia comercial y que debía limitarse la creación de Cámaras de Comercio, así como racionalizar su funcionamiento”.

Por ese entonces, la Cámara de Comercio de Medellín cubría 59 municipios del departamento de Antioquia. La situación del comercio exterior era en los años 40 altamente preocupante para el país. Un análisis del comportamiento de la balanza comercial colombiana en otros países de América Latina, evidenció un desequilibrio sorprendente y un resultado verdaderamente desfavorable para Colombia.

En enero de 1942 esta situación se hizo más preocupante, debido a la importación exagerada de bienes alimenticios y agrícolas, como el cacao y el algodón, que bien podían producirse en el país. Entre 1938 y 1940 Colombia importó más de veinte millones de productos agrícolas. Este tipo de acciones se atribuyen a una exagerada simpatía por lo extranjero y a un desprecio por lo nacional. Los colombianos hicieron caso omiso a la preocupación por este tema y continuaron disfrutando de las importaciones innecesarias en detrimento de la naciente industria nacional.

La Cámara de Comercio de Medellín jugó entonces un papel importante. Se convirtió en vocera de la Contraloría General de la República y de la Oficina de Exposición de la Estadística Nacional para demostrar el perjuicio de este desequilibrio, particularmente en las circunstancias excepcionales de la Segunda Guerra Mundial. Su trabajo consistió en promover una campaña nacionalista dirigida a estimular el consumo de los bienes producidos en el país.



Un edificio a la altura de su imagen
 

Contar con una sede propia fue un gran logro. La construcción del actual edificio de la Cámara de Comercio de Medellín se inició en 1972 y su inauguración se efectúo el 25 de octubre de 1977, después de pasar inmensas dificultades financieras. Gracias a la colaboración de los bancos Comercial Antioqueño e Industrial Colombiano, Davivienda y Banco Central Hipotecario, se llevó a feliz término la obra.
 

Como patrimonio cultural cuenta con un mural al fresco del maestro Pedro Nel Gómez, el cual engalana el salón central del edificio. Se trata de una de las más grandes obras pictóricas en extensión que este pintor antioqueño realizó durante su vida artística.

La majestuosidad de la obra representa la historia económica de Antioquia, con imágenes de las chapoleras y los cosechadores de café, la actividad minera, la ganadería y alude además, a los héroes nacionales. Traslada al espectador hasta la Central Hidroeléctrica de Guadalupe, obra monumental de la Ingeniería Antioqueña.

Años más tarde, se construyó el Edificio de la Cultura cuya inauguración fue  en 1984. Allí funciona 95.9 Cámara F.M., estación radial líder en el ámbito cultural con veinte años de funcionamiento ininterrumpido.

En esta sede se encuentran las salas de exposición, espacios abiertos a la plástica que han sido engalanados con la presencia de importantes artistas locales, nacionales e internacionales.

De esta manera, el apoyo a las diferentes manifestaciones culturales ratifican a la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia como una Organización que le apuesta al futuro y que trabaja en la construcción de tejido social, condición básica para alcanzar un desarrollo sostenible.

 

Gestores del desarrollo
 
 
En el 2008 la actividad registral de la entidad llega a 69 municipios de Antioquia, jurisdicción en la que se han dispuesto cinco centros empresariales, gracias al proceso de descentralización implementado por la Cámara en la década del 90.

Esta estrategia permite prestar integralmente los servicios de la organización en todas las zonas del Departamento ,Gracias a su trayectoria, la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia gesta, lidera y acompaña los más ambiciosos proyectos que buscan consolidar a Medellín y Antioquia como las mejores plataformas para operar negocios en el país.

La Entidad ha registrado la dinámica económica de la región, posicionándose cada vez más, como órgano consultivo para instancias públicas y privadas. Dentro del sistema cameral colombiano, la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia se destaca por su liderazgo en la administración de los registros a su cargo, la implementación de servicios virtuales, la capacidad tecnológica instalada y el desarrollo del proyecto Imágenes, mediante el cual se tiene  un registro óptico de más de 10 millones de documentos, que pueden ser consultados en tiempo real por la comunidad, el Estado, los empresarios y el sector financiero.

A lo largo de su gestión, este organismo ha orientado la actividad económica de la región con vanguardistas estudios de coyuntura y prospectiva que miden el pulso de Medellín y Antioquia. Estas investigaciones aportan elementos de juicio a empresarios, inversionistas y al sector público, además de perfilar a la Cámara como una importante fuente de información económica para los medios de comunicación de la ciudad y del país.

La probidad en el desempeño de sus funciones, le ha permitido a la Organización impulsar, asesorar y ejecutar, proyectos de alto impacto empresarial, dirigidos al fortalecimiento financiero y a mejorar la capacidad de gestión y la productividad de las empresas antioqueñas
De igual manera, la Organización ha avanzado en el proceso de simplificación de trámites para la creación de empresas, lo cual ha permitido a la ciudad de Medellín ocupar un lugar importante en la modernización del sistema de trámites y procesos relacionados con la dinámica de los negocios.

La consolidación de una nueva cultura empresarial ha una sido preocupación constante de la Entidad, razón por la cual establece constantemente alianzas con importantes centros educativos nacionales, locales e internacionales, con el objetivo de elevar el nivel competitivo de los empresarios a través de la formación del talante gerencial.

Los 104 mil comerciantes activos son una fuerza empresarial importante que junto a la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, trabajan por hacer de la región un destacado escenario de negocios.

La responsabilidad demostrada en el pasado, la proactividad del presente y el compromiso con el futuro, han permitido construir más de un siglo de trayectoria, experiencia y conocimiento que son apenas el principio para afrontar los retos por venir.

 

El mejor socio de los empresarios antioqueños

 
 
Línea de Servicio al Cliente 01 8000 41 2000 * Medellín 360 22 62 / Línea de Eventos Corporativos 44 44 408